Progreso de lectura:

Empresa

Servicios

Taller

Configurador

Ventas

Blog

Contacto

Taller oficial Nissan

Glosario técnico

Qué es el embrague: Función, averías y consejos

6 julio 2022

¿Qué es el embrague? ¿Qué función que cumple en un vehículo? ¿Cuáles son las averías más comunes? ¿Debemos pisar el embrague al mismo tiempo que el freno? ¿Es cierto que va a desaparecer en un futuro próximo?

En este artículo nos proponemos responder a estas preguntas de la forma más clara posible. Y también darte algunos consejos para alargar la vida útil de este componente que forma parte del cambio manual de los vehículos.

¿Qué es el embrague?

El embrague del coche es una pieza imprescindible en los vehículos equipados con una caja de cambios manual convencional. Sin él sería imposible poner en funcionamiento el automóvil o cambiar de una marcha a otra. Usando un lenguaje más técnico, el embrague es un mecanismo que permite la correcta transmisión de la energía del motor hacia las ruedas a través la caja de cambios.

Para saber más a fondo qué es el embrague vamos a ver a continuación qué función desempeña en la optimización del funcionamiento de las marchas del motor.

¿Qué función que cumple el embrague en un vehículo?

La presencia del embrague es típica de los motores de combustión interna. En primer lugar, su función en la puesta en marcha es evitar que el motor haga un esfuerzo innecesario. Y segundo, al accionarlo podemos transmitir o interrumpir la transmisión de energía mecánica, acoplando y desacoplando el motor de la caja de transmisión. Es decir que se interrumpe la unión que el motor tiene con la caja para que pueda insertarse una marcha diferente.

El embrague es indispensable en este tipo de motores porque, para un funcionamiento eficiente, es necesario ajustar la velocidad del coche a las diferentes velocidades de giro del motor. Dicho de otra manera:

Cada marcha actúa óptimamente solo a una velocidad determinada, y por eso tenemos que ir cambiando de marcha, adaptándola a la circulación del coche.

coche embrague eac

¿Cuáles son las averías más comunes?

La mayoría de los coches con transmisión manual, ya sean diésel o gasolina, utilizan lo que se denomina embrague de fricción monodisco. Esta pieza consta de los siguientes componentes básicos: volante, disco de fricción, plato de presión y collarín. De todos ellos, el disco es el elemento soporta la fricción contra el volante, y por lo tanto es el componente que más se desgasta con el uso.

Los indicios típicos de que un embrague está en mal estado, aparte de chirridos y ruidos raros, son:

  • El embrague patina. Esto ocurre cuando disco de embrague está muy gastado. La forma de detectarlo es que al acelerar las revoluciones del motor aumentan, y sin embargo no se incrementa la velocidad. Se nota sobre todo cuando estás circulando en marchas largas. Se trata de un indicador inequívoco de que ha llegado el momento de pedir cita en tu taller de confianza.
  • Otro problema común es que el pedal se quede pisado y no regrese a su posición original. Las causas pueden ser varias: que el muelle encargado de que el pedal vuelva a la posición original falle; que el plato de presión esté deteriorado; o que haya una pérdida hidráulica.
  • Embrague quemado: el característico olor a quemado de un embrague se debe al sobrecalentamiento de alguno de los elementos del disco. La mayoría de las veces es el resultado de un mal uso o abuso del embrague. No se puede considerar una avería como tal, puesto que normalmente sigue funcionando. Aunque está claro que hay un desgaste evidente sobre el que es mejor intervenir.

¿Debemos pisar el embrague al mismo tiempo que el freno?

Esta es una pregunta típica con respecto al uso del embrague. La respuesta es: sí y no. Cuando sí o cuando no, dependerá de si estamos realizando una conducción, digamos, convencional, o si tenemos que hacer una frenada de emergencia.

Si nos encontramos en una situación en la que tenemos que hacer una frenada de emergencia, entonces sí que debemos pisar el embrague al mismo tiempo que el freno. Las ventajas de hacerlo son principalmente tres:

  • Anularemos el empuje adicional que el motor que podría ejercer sobre el coche, con lo que la distancia de frenada se verá reducida.
  • Evitarás que el coche se te cale y podrás reanudar la marca rápidamente, lo que puede ser crucial especialmente si circulas por una vía rápida.
  • Muchos estudios confirman que al pisar con los dos pies a la vez, ejercemos una mayor fuerza sobre los pedales que pisando únicamente el freno con el pie derecho.

Ahora bien, solo en esa circunstancia excepcional que es una frenada de emergencia es recomendable pisar embrague y freno al mismo tiempo. Pero en el día a día, en la circulación normal, no es recomendable por las siguientes razones:

  • Los frenos sufrirán más desgaste debido a que tendrán que trabajar más al prescindir del llamado freno motor.
  • El mismo problema de deterioro le ocurrirá al pedal de embrague si lo pisas en exceso y de forma innecesaria.

Tampoco es aconsejable que cuando te quedas parado con el motor en marcha, por ejemplo en un semáforo en rojo o en un atasco, mantengas el embrague pisado. Mejor pon punto muerto.

electro auto cangas coche

Otros consejos

  • Arranca con suavidad y solo después de haber esperado unos minutos hasta que el motor alcance la temperatura idónea.
  • Desembraga también con suavidad y coordinando el movimiento de la mano sobre la palanca de cambios con el del pie sobre el embrague.
  • Pisa el pie de embrague a fondo cuando vayas a cambiar de marcha, y procura apoyar el pie en el reposapiés, no sobre el pedal, mientras estés conduciendo.
  •  Pon las dos manos en el volante. Puede parecer que no tiene relación, pero lo cierto es que conducir con una mano en el volante y otra en la palanca de cambios es mala idea. Nos lleva a que ejerzamos una presión extra que acaba siendo perjudicial para el embrague.

¿Va a desaparecer el pedal de embrague?

Lo cierto es que si sigue la actual tendencia hacia el uso del cambio automático, parece que al pedal de embrague le queda poco recorrido.

La electrificación del automóvil también apunta en esta dirección, ya que la mayoría de los coches eléctricos no tiene caja de cambios. Los híbridos sí, pero esta es automática.

Aún por encima, algunas compañías como Ford están estudiando la posibilidad de desarrollar un cambio manual sin pedal de embrague. La idea pasaría por dejar que la electrónica se encargue del engranaje de las marchas mediante un embrague automatizado. Se prescindiría por tanto del pedal, aunque conservando la caja de cambios manual.

Post relacionados