Progreso de lectura:

Empresa

Servicios

Taller

Configurador

Ventas

Blog

Contacto

Taller oficial Nissan

Glosario técnico

Cómo cambiar los limpiaparabrisas del automóvil

20 julio 2022

Saber cómo cambiar los limpiaparabrisas es indispensable para todo conductor puesto que estos elementos se van gastando con el uso. Un limpiaparabrisas en buen estado es esencial para garantizar la máxima visibilidad, lo que repercute en una mayor seguridad al volante.

Más allá de que sea imprescindible que los limpiaparabrisas funcionen correctamente en momentos de lluvia, son otros muchos los elementos que pueden impregnar las lunas de suciedad. Nos referimos a partículas de polvo en suspensión, mosquitos, excrementos de aves, polen o resina de los árboles, etc.

Además, unos limpiaparabrisas en estado deficiente pueden ser motivo de falta grave en la inspección de la ITV.

Cuándo cambiar los limpiaparabrisas

En términos generales se recomienda cambiar los limpiaparabrisas al menos una vez al año, o antes si las escobillas presentan signos evidentes de deterioro y desgaste.

Lo ideal es reemplazar las escobillas preferentemente después del verano ya que suelen deteriorarse más en esta época

Los avisos más comunes de que los limpiaparabrisas ya no funcionan como es debido son:

  • Aparecen manchas similares a una neblina permanentes en la superficie del parabrisas.
  • Quedan restos de agua o líneas de suciedad aún después del barrido de los limpiaparabrisas.
  • Las escobillas se deslizan a trompicones por la luna.
eac cambiar limpiaparabrisas

Tipos de escobillas

Según la marca y el modelo de su automóvil, tendremos que elegir entre las diferentes tipos de escobillas limpiaparabrisas del mercado la que se adapta mejor. Además, el tamaño (longitud) de la escobilla también variará de un coche a otro. Por eso, el primer paso de cara a cambiar los limpiaparabrisas es identificar el modelo de escobilla y medir la longitud de las mismas.

El elemento al que va unida la escobilla y cuyo movimiento hace que la propia escobilla se desplace por el parabrisas se llama brazo.

Cuando nos disponemos a cambiar los limpiaparabrisas, lo que haremos será desprender la escobilla vieja del brazo articulado para poner una nueva en su lugar. Es decir, el brazo de la escobilla se mantiene siempre en su sitio, no lo sustituimos a no ser que presente algún tipo de malfuncionamiento.

Básicamente, son 3 los tipos de escobillas que podemos encontrar en un vehículo. La principal diferencia de unas a otras es el tipo de sujeción con la que van unidas al brazo, que puede ser recta o en forma de gancho. Algunos limpiaparabrisas pueden venir con diferentes adaptadores destinados a que el tipo de fijación sea universal. En los casos en que no, tendremos que sustituir la escobilla vieja por una nueva de mecanismo idéntico.

Los tres tipos de escobillas más habituales son:
  • Escobillas estándar o convencionales. Aunque les llamemos así, lo cierto es que llamarles convencionales es cosa del pasado. Hoy día los vehículos nuevos tienden a venir equipados con escobillas planas o híbridas, quedando las escobillas convencionales restringidas a los modelos más antiguos. El cambio es a mejor, ya que estas escobillas, de goma endurecida, se desgastan con bastante facilidad. Tienen un marco de metal articulado al que va unida la goma y fijación de tipo gancho.
  • Escobillas planas. Están constituidas por una goma gruesa con un bloque de conexión en el medio. Suelen tener cierre de tipo bayoneta y no son articuladas. Son más caras, pero también más resistentes y silenciosas, y más eficientes gracias a que reparten la presión de manera uniforme por el parabrisas.
  • Escobillas híbridas. Son una especie de actualización de los limpiaparabrisas convencionales, más eficientes y aerodinámicas, así como resistentes y con mayor presión y contacto con la luna. El enganche puede ser de cierre superior o lateral, aunque normalmente será adaptable.

Cómo cambiar las escobillas del limpiaparabrisas

Cambiar los limpiaparabrisas puede resultar un procedimiento algo latoso la primera vez que lo haces. Pero una vez le pillas el truco reemplazar los limpiaparabrisas viejos por unos nuevos es algo que podrás hacer en pocos minutos.

Elegir el limpiaparabrisas correcto

Con respecto a longitud de las escobillas que señalamos antes, lo ideal es que las nuevas sean de la misma medida que las viejas. Simplemente puedes medir con un metro para saber la longitud correcta. Ahora bien, hay cierto margen y una diferencia de 1 ó 2 centímetros es perfectamente tolerable.

Si no encuentras limpiaparabrisas con la longitud exacta, puedes permitirte un margen de diferencia de hasta un par de centímetros

Solo debemos asegurarnos de que los limpiaparabrisas nuevos no sean demasiado largos y que puedan realizar su recorrido por la luna sin tropezar. Si son más cortos no tendremos ese problema, pero eso sí el campo de visión sobre el que actúen se verá algo reducido.

Y en lo que respecta al tipo de anclaje, que como decimos no es el mismo en todos los coches, puedes averiguar cuál te corresponde en base a la marca, año y modelo de tu vehículo. Algunos fabricantes te ofrecen esta información en la parte posterior del embalaje del limpia.

limpiaparabrisas coche eac

Cambiar los limpiaparabrisas

Una vez tenemos en nuestro poder las escobillas adecuadas, el proceso de sustitución será el siguiente:

  1. Sube el brazo en un movimiento que lo separe del parabrisas, y voltea la escobilla hacia ti. Debes tener cuidado por si el brazo vuelve a su posición original de golpe, pudiendo dañar la luna en el impacto. Puedes colocar algún tipo de protección sobre el cristal, como una bayeta.
  2. Suelta el anclaje que fija la escobilla al brazo del mecanismo y retira la escobilla vieja. Para desbloquear la fijación tendrás que presionar en la pestaña, lengüeta o gatillo, dependiendo del modelo, y tirar de ella para desencajarla. En la propia caja de la nueva escobilla deberían indicarte cómo se desencaja y encaja el cabezal en cuestión.
  3. Coloca la escobilla nueva y asegúrate de que el clip de fijación queda bien sujeto. Devuelve el brazo de la escobilla a su posición original con suavidad.
  4. Comprueba que la nueva escobilla limpia correctamente vertiendo primero agua en el cristal, nunca en seco.

Consejos finales

  • Nunca uses los limpiaparabrisas en seco, asegúrate de tener siempre lleno el depósito de agua del limpia. Además, se recomienda no usar simplemente agua sino líquido limpiaparabrisas específico.
  • Si la luna tiene demasiada suciedad acumulada no uses el limpiaparabrisas antes de lavar el vehículo. Evitarás que la goma de la escobilla se deteriore con más facilidad.
  • Limpiar la goma del limpiaparabrisas con una esponja, una vez por semana, aumentará considerablemente su vida útil.
  • Comprueba que los eyectores de líquido limpiaparabrisas no están atascados y tienen la orientación correcta.
  • No es recomendable cambiar solo una escobilla, siempre que hagas el cambio mejor sustituye todas las escobillas viejas por unas nuevas.
  • Otro buen consejo que te podemos dar es que apliques un revestimiento de tipo coating cerámico al parabrisas. Estos productos, al tener propiedades hidrófobas, consiguen que el agua y la suciedad resbalen mejor sobre la superficie acristalada, evitando que se acumulen sobre ella.

Post relacionados