Progreso de lectura:

Empresa

Servicios

Taller

Configurador

Ventas

Blog

Contacto

Taller oficial Nissan

Glosario técnico

Líquido de frenos, todo lo que debes saber

22 julio 2021

El líquido de frenos es fundamental para tu vehículo. Se encarga de hacer funcionar el sistema de frenado. Y de su buen estado, correcta selección acorde con tu modelo de coche y cambio periódico, depende tu vida en carretera. Cuando no se le presta atención, surgen averías en el coche que son caras. Y los frenos dejan de ser eficientes. Lo que aumenta la distancia de frenado y las posibilidades de sufrir un accidente que es fácilmente evitable. Líquido de frenos, todo lo que debes saber.

Qué hace el líquido de frenos de tu coche

Permite que el vehículo que está circulando frene hasta parar. Para ello es necesario que cada pieza que conforma el sistema de frenado se active y haga su función. Y eso es posible gracias al líquido de frenos, que recorre un circuito hidráulico desde el pedal hasta las ruedas.

Freno de servicio y qué pinta el líquido de frenos

Se llama freno de servicio a la frenada que realizamos durante la conducción para frenar y detener el vehículo. Va dirigido a las cuatro ruedas, independientemente del sistema de frenos que lleve tu coche.

Así es como actúa el líquido de frenos:

1º Pisas el pedal del freno. Y se activa el sistema hidráulico desplazando el líquido de frenos.

2º Recorrido del líquido de frenos. El líquido de frenos del depósito, se transmite a través del cilindro por las “tuberías” que componen el sistema hidráulico, hasta los frenos delanteros y los frenos traseros.

3º Para el movimiento de las ruedas. Lo más habitual en los coches es que cuenten con un sistema de frenado donde se combinan:

  • Eje delantero: frenos de disco.
  • Eje trasero: frenos de zapata o frenos de tambor.

Es común que los coches más nuevos cuenten con frenos iguales. En este caso, se trata de 4 frenos de disco.

Cómo mirar el líquido de frenos

  1. Abre el capó
  2. Localiza el depósito del líquido de frenos: normalmente tiene un tapón negro y a veces pone el DOT que necesita.
  3. Abre el depósito y mete un papel limpio: comprueba el color. Si es muy oscuro, lo notas muy líquido o con partículas de suciedad… Debes cambiar el líquido de frenos.
  4. Comprueba el nivel de líquido en el depósito: es posible que haya que rellenarlo. Recuerda que es un fluido de tonalidades transparentes o azul muy claro. Y que es muy corrosivo. Protégete las manos y los ojos. Y evita el contacto con otras piezas del motor y la pintura.
mirar liquido frenos

¿Cómo saber el estado del líquido de frenos con seguridad?

Lo ideal es llevar tu vehículo al taller para que le hagan el mantenimiento. Porque este, no es un fluido normal. Y cuesta más determinar su estado cuando ha pasado el tiempo. Para saberlo es necesario usar un sensor de ebullición. Que indica cuál es la temperatura de ebullición actual del líquido de frenos de tu coche.

Una vez obtenida hay que compararla con el rango que indica el fabricante, según el tipo de líquido de frenos que lleva el coche. Si no está dentro, hay que cambiarlo. Se determina por dos medidas:

  • Grado de ebullición en seco: la temperatura a la empieza a hervir el líquido de frenos cuando es nuevo. (La más alta)
  • Grado de ebullición en humedad: la temperatura de hervor en fluidos usados. (El valor más bajo)

Tipos de líquidos de frenos: La importancia del punto de ebullición

Los frenos de disco de tu coche funcionan por fricción. El líquido de frenos desplaza los pistones que presionan las pastillas sobre el disco para detener el giro de la rueda. El esfuerzo al que se someten las pastillas genera calor. Y como todo forma parte del mismo sistema y está en contacto, el calor llega hasta el propio líquido de frenos. Algo parecido pasa en los frenos de tambor.

Las temidas burbujas

El punto de ebullición es una temperatura que indica a cuantos grados se inicia el proceso de hervor en el líquido de frenos, por el que se forman burbujas que disminuye la eficacia de la frenada.

Esto pasa porque la presencia de burbujas hace que al pisar el freno parezca esponjoso y no algo sólido, firme, que es lo que nos interesa para activar correctamente todo el sistema de frenado.

Cómo elegir el mejor líquido de frenos para mi coche: Clasificación DOT

Lo primero que debes hacer es cerciorarte de cuál recomienda el fabricante de tu vehículo. Verás que hay un dato que destaca: el punto de ebullición. Y un tipo de clasificación que determina la calidad de los líquidos disponibles en el mercado: DOT + Número.

Esta clasificación DOT se llama así porque ha sido elaborada por el Department Of Transportation de EEUU.

Qué líquidos lleva mi coche: Tipos de líquido de frenos

De momento, no hay un líquido de frenos universal que sea funcional con todos los sistemas de frenado. Cada coche tiene un manual de mantenimiento donde figura el tipo de líquido que debes escoger entre los siguientes. Puedes poner calidades superiores pero nunca una inferior. ¡Y ojo con el DOT 5!

DOT 3: Frenos convencionales

  • Base mineral a partir de éteres de glicol.
  • Punto de ebullición: 205 °C (seco) / 140 °C (húmedo).
  • Grado de viscosidad: 1500 centistokes (cSt).
  • Absorbe el agua fácilmente: corrosión del sistema.
  • Es el más común por ser el más barato.
  • Frenos convencionales.

DOT 4: Frenos convencionales y sistema ABS

  • Base mineral a partir de éteres de glicol (incluye borato de ésteres).
  • Punto de ebullición 230 °C (seco) / 155 °C (húmedo).
  • Grado de viscosidad: 1800 cSt.
  • Frenos convencionales y frenos con ABS.

DOT 5: Para coches que pasan tiempo parados

  • Base sintética.
  • No puede ser mezclado ni con DOT 3, ni DOT 4.
  • Punto de ebullición es de 260 °C (seco) / 175°C (húmedo)

DOT 5.1 / DOT 4 Plus / Super DOT 4: Absorbe mejor la humedad

  • Base sintética de larga duración a base de poliglicoles
  • Puede mezclarse con fluidos DOT 4 y DOT 3
  • Punto de ebullición: 270 °C (seco) / 180 °C (húmedo)
  • Grado de viscosidad: 900 cSt.
  • Diseñado para ABS, pero válido para cualquier tipo de sistema hidráulico.
  • Posible riesgo de fuga en el circuito de frenos.
cambiar liquido frenos

¿Dónde cambiar el líquido de frenos? ¡En Electro Auto Cangas!

Sabemos lo importante que es tu coche para ti por eso nuestro equipo trabaja rápido para que estés sin él el menor tiempo posible. Nuestros servicios de cambio de líquidos y mantenimiento del vehículo, ayudan a alargar la vida de tu coche a precios competitivos.

Recuerda que el cambio del líquido de frenos es una tarea compleja que debe realizarla un profesional. Y que no debes dejar pasar el tiempo ya que disminuye la seguridad al volante de manera drástica.

Además, al igual que pasa con los neumáticos, no debes escatimar. Ya que pueden aparecer averías en otras piezas que resultan muy costosas, como la corrosión de válvulas y conductos. O el desgaste de los pistones.

¿Qué es la condensación y por qué se produce?

El líquido de frenos absorbe la humedad con gran facilidad. De hecho está pensado para atraer toda la presente en el circuito cerrado que compone el sistema de frenado. Así garantiza el correcto funcionamiento de los frenos.

Cuando sobrepasamos el tiempo recomendado para cambiar el líquido de frenos de nuestro coche, lo exponemos a problemas de condensación porque la humedad se acumula con el tiempo.

¿Cuándo cambiar el líquido de frenos?: Evita la condensación

Para evitarlo, debes hacer un control periódico de los líquidos del coche. Y proceder al cambio del líquido de frenos siguiendo los tiempos aconsejados por el fabricante del vehículo, que puedes encontrar en el manual del coche.

Como orientación, lo habitual es cambiar el líquido de frenos cada 2 o 3 años. Es la norma general para un coche al que se le da un uso normal: desplazamientos por ciudad y un par de grandes viajes al año.

Sin embargo, los tiempos bajan cuando se trata de un coche al que se le hacen muchos kilómetros al año.

Ha pasado mucho tiempo y aún no he cambiado el líquido de frenos, ¿pasa algo?

Sí, superar los tiempos recomendados por el fabricante es peligroso para el estado de tu vehículo. Pero sobre todo, es imposible hacer una conducción segura con un líquido de frenos degradado.  

La presencia de partículas de agua en el líquido de frenos hace que hierba antes. Es decir, que su punto de ebullición en húmedo es más bajo. Lo que significa que tiene menos tolerancia a frenadas intensas o que generen más calor por el roce. Así se reduce considerablemente la respuesta de los frenos del coche. Además, estropea el ABS.

Pierdo líquido de frenos, ¿qué hago?

Es una de las averías más habituales y es peligrosa. Lleva el coche al taller. Además de las manchas que aparecen en el suelo, puedes notarlo cuando al pisar el freno sientes que hace un recorrido mayor. Teniendo que presionar el pedal casi hasta el fondo.

Eso implica que el sistema hidráulico que compone el sistema de frenado, no cuenta con el líquido suficiente para desplazar las piezas que paran el coche.

  • Puede aumentar la distancia de frenada.
  • En los casos extremos, los frenos no responderán.
frenos disco mantenimiento

¿Tu coche no frena como siempre?… ¡Ven a vernos, es importante!

Son muchas las causas que pueden provocar que el coche no frene como debería. Por supuesto un nivel bajo de líquido de frenos es la primera causa. Por suerte, es fácil de detectar con una comprobación rápida de niveles de líquidos.

  • Si tu coche pierde líquido de frenos: debes acudir de manera urgente a reparar la fuga en tu taller de confianza Electro Auto Cangas.
  • Si notas que el vehículo tarda en frenar o no frena como debería: es posible que le falte líquido de frenos. Debes comprobar el nivel de fluido. Y rellenar el depósito si es necesario.

Los frenos no responden: Otras causas más allá del líquido de frenos

Si no es culpa del líquido de frenos, puede ser por cualquiera de estas causas. Algunas de ellas requieren pasar por el taller lo antes posible.

  • Ruedas en mal estado
  • Neumáticos con una presión inadecuada
  • Desgaste de las pastillas de freno
  • Frenos de tambor oxidados
  • Mal estado de la vía por la que circulamos
  • Las inclemencias del tiempo…

El sistema de frenado salva tu vida en segundos, ¡cuídalo!

Tu vehículo es una máquina de precisión en tus manos. Y en función del cuidado que le des, así mantendrá las prestaciones que se le otorgaron en fábrica. Y mantendrá su nivel de precisión a la hora de ejecutar sus múltiples tareas.

Para que lo entiendas, tu coche no solo te lleva de un lado a otro. Te salva la vida en circunstancias en la carretera que exceden tu capacidad de respuesta. Debes tratarlo con respeto a través de un mantenimiento adecuado y periódico. Y pensar en él como parte de tu equipo en la carretera.

Ya hemos hablado de la importante labor de los neumáticos para ofrecer seguridad, estabilidad, comodidad y precisión durante la conducción. Pero por muy buenos que sean tus neumáticos, si descuidas el sistema de frenado, los frenos están en mal estado o no cambias el líquido de frenos cuando toca, será como conducir sobre hielo. Te estarás jugando tu vida y la del resto de personas que circulen a tu lado.

Post relacionados